Inicio » Acerca del IMAO »Historia del IMAO
Historia del IMA de Occidente

El Instituto Miguel Angel de Occidente es una institución educativa fundada por la Congregación de las Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado en el año 2001.

La fundación de nuestra Congregación se llevó al cabo en el año de 1869 por el Obispo Claudio María Dubuis, en San Antonio Texas.  Debido a las necesidades de formación que en  este estado se requerían, la Congregación inicia su misión educativa en el año 1875, y desde esa fecha ha continuado su apostolado en este campo, cumpliendo más de 130 años de labor educativa en  los Estados Unidos,  habiendo fundado  University of the Incarnate Word,  Incarnate Word High School y  St. Anthony´s Catholic High School, en San Antonio, Texas; así como Incarnate Word Academy en St. Louis Missouri.

En el año de 1886  la Congregación inició su apostolado en la República Mexicana, y muy pronto nuestra misión educativa fue extendiéndose, fundándose Colegios en las ciudades más importantes del Norte y Centro del país como son Chihuahua, Monterrey, Santa Catarina Nuevo Léon;, Torreón, San Luis Potosí, Puebla, San Andrés Tuxtla Veracruz y en el Distrito Federal el Instituto Miguel Angel y el Centro Internacional Universitario Miguel Angel Incarnate Word.

Con más de 100 años de experiencia en la educación de la niñez y juventud en México, en el año 2001  iniciamos nuestro proyecto educativo con un nuevo plantel, el Instituto Miguel Angel de Occidente, con un sistema bilingüe, mixto y católico, contando con todos los requerimientos para brindar una formación integral, apoyada con tecnología de vanguardia y el modelo educativo de los Colegios del Verbo Encarnado. 

Para lograr nuestra Misión en la formación integral de los alumnos, desarrollamos  en ellos sus facultades humanas, espirituales y el dominio de sus habilidades para el servicio de los demás. Nuestros alumnos aprenden a aprender, aprenden a ser, aprenden a conocer su entorno, a crear y realizar sus ideas, a vivir y convivir con los demás y aprenden a trascender, viviendo como hijas e hijos de Dios.

Con nuestro modelo educativo formamos a nuestros niños y jóvenes con sólidos valores evangélicos, convirtiéndose así en agentes de cambio que promueven el respeto a la dignidad , la paz, la justicia y la fraternidad.  Mediante el crecimiento de su fe saben que son amados por Dios y con su proceder dan testimonio de su fe.

Desde la inauguración de nuestro campus  Zapopan hemos ido creciendo, contando con modernas instalaciones para cada etapa de estudios de los alumnos como Jardín de Niños, Primaria, Secundaria y Bachillerato.